Razones para añadir la coliflor a tu dieta este año

Coliflor

¿Entre tus propósitos de año nuevo se encuentra el de llevar una dieta más saludable? Para lograrlo, te aconsejamos que primero te mentalices de que conllevará algunos sacrificos, aunque con el paso de las semanas te acostumbrarás y, cuando empieces a sentirte mejor, te alegrarás enormente de haber dado ese paso. Todo pasa por incluir en tu dieta alimentos altamente nutritivos en sustitución de frituras, embutidos, refrescos… Aquí te ofrecemos razones de peso para que uno de dichos alimentos sea la coliflor.

Perteneciente a la familia de las crucíferas, y por lo tanto pariente de la col y el brócoli (otros alimentos que no pueden faltar en tu mesa), la coliflor presenta niveles muy importantes de glucosinolatos, que el organismo descompone para formar sustancias químicas que pueden prevenir el cáncer.

La coliflor aporta muy pocas calorías (aproximadamente 27 por taza), lo que convierte a este alimento en un alíado de las personas que desean perder peso o mantener la línea. Si este año quieres deshacerte de una vez de esos kilos de más, apuesta por la coliflor; no te decepcionará. Además, aporta fibra, proteínas, vitamina C, vitamina K, vitamina B6, ácido fólico, manganeso, potasio, riboflavina, tiamina, magnesio, niacina y fósforo. Por todo esto, a menudo se lo considera como un súperalimento.

Cuando de la cocina se trata, la coliflor es realmente versátil, razón por la que no te costará encontrar la manera de incluirla en tu menú, ya sea cruda o cocinada. En su estado natural, es decir, cruda, combina muy bien frutas y otros vegetales. Recomendamos mezclarla con zanahoria, cebolla, col y pimientos y añadirle un chorro de vinagre. Después de cocerla, su textura se vuelve suave y mantecosa, ideal para preparar cremas bajas en calorías. Mezclada con huevo, también se ha utilizado con éxito para crear masas de pizza y palitos de pan sin gluten.


Escribe un comentario