El pan común más saludable

pan

El pan es un alimento básico en toda dieta, aunque sea el primer producto que se limita o se elimina por completo. Muchas son las personas que no pueden o deben de tomarlo durante las comidas, por ello, analizaremos cuáles son los beneficios y controversias de los panes más comunes que encontramos en los mercados.

Se debe comer el pan de forma equilibrada, es cierto que es un alimento rico en hidratos de carbono que si se toman a la ligera provocan un aumento del peso corporal, aunque dependiendo del tipo nos aportará gran cantidad de fibra, indispensable para una dieta sana.

Debemos ser conscientes que tomar mucha cantidad de un alimento es perjudicial, ya sea pan, carne roja o agua. Es recomendable beber dos litros de agua al día, pero no es aconsejable llegar a los 5 o 6 litros, todo tiene que verse con perspectiva y lógica.

Por ejemplo, debemos recordar dos tipos de panes que más se consumen, el pan de molde y el “pan pan”, el de toda la vida. El primero es el menos recomendado, contiene grasas, azúcares y aditivos para que se mantenga durante más tiempo. Se debe restringir mucho su ingesta, mientras que el pan más saludable será aquel que contenta más cantidad de grano y en el que en su composición nos indique que es 100% harina integral.

Pan, los más saludables

De trigo integral

Es el más común y el más vendido. Este tipo contiene fibra insoluble que es ideal para prevenir el cáncer de colon. Es conveniente mirar bien los ingredientes, muchos de ellos están mezclados con otras harinas y dejaría de ser saludable. Es un pan que a simple vista tiene un color más oscuro contiene menos integrantes y aditivos.

De avena

La avena está tomando mucha importancia y no es para menos, un alimento muy básico pero ideal para mantener un cuerpo limpio de toxinas, ayuda a nuestras digestiones y evacuaciones. Así como mantener a raya el colesterol malo. Se combina con la harina de trigo haciéndolo más liviano y agradable, es menos seco que el pan elaborado sólo con harina de trigo.

De centeno

Este tipo no es tan común, aunque está en auge y los nuevos hábitos de alimentación sana y deporte hacen que esté tomando más protagonismo. No gusta a todo el mundo y se vende menos, pero es una opción ideal para evitar el consumo de pan blanco elaborado con harinas blancas y refinadas.

Un pan de gusto muy sabroso y agradable que combina bien tanto con el dulce como el salado. Ideal para tomar cada mañana un par de hogazas, una dosis perfecta para llenarnos de energía y calmar la ansiedad si se está siguiendo una dieta.

En este caso, en comparación con los dos anteriores, contiene más cantidad de fibra y nutrientes en su interior, mezcla el hierro y la vitamina B. Perfecto para consumir hidratos de carbono sin sentirte mal por los remordimientos, no hará que aumentes de peso y además te ayudará a limpiar tu organismo.

Y todavía existen muchos más tipos de pan, en esta ocasión hemos traído los más comunes y los más fáciles de encontrar, para la próxima, detallaremos cuáles son los más beneficiosos y originales que se pueden encontrar en panaderías específicas o en herbolarios.


Escribe un comentario