¿Qué diferencias hay entre un virus estomacal y una intoxicación alimentaria?

Estómago

Aprovechando que estamos en plena temporada de virus estomacales, te queremos ayudar a diferenciar entre un virus estomacal y una intoxicación alimentaria. Es importante saberlo para no contagiar a los demás miembros de la familia o no contagiarte tú en caso de que sea un virus o de alertarles de que no deben comer un determinado alimento del frigorífico si se trata de una intoxicación.

Los virus estomacales están causados por virus que atacan a los intestinos. El contagio se suele producir a través del contacto con otra persona infectada o con algún objeto que esta haya tocado. Sin embargo, este tipo de virus también puede transmitirse a través de alimentos o agua contaminados. Por su parte, las intoxicaciones alimentarias vienen después de la ingesta de alimentos contaminados con organismos infecciosos, tales como bacterias, virus o parásitos.

Los síntomas de un virus estomacal aparecen entre uno y dos días después de la exposición al virus e incluyen diarrea, náuseas y/o vómitos, calambres abdominales, fiebre, dolores musculares y dolor de cabeza. Los síntomas de una intoxicación alimentaria pueden aparecer a las pocas horas de comer alimentos contaminados e incluyen dolor abdominal, pérdida de apetito, diarrea, náuseas y/o vómitos, fiebre y fatiga.

Por lo general, ambos trastornos desaparecen en un plazo mínimo de dos días y máximo de diez. Es conveniente ir al médico si los síntomas persisten o son muy severos, ya que pueden derivar en complicaciones como la deshidratación (producida por un vómito y diarrea excesivos) y en el caso particular de la intoxicación alimentaria pueden ser fatales para los fetos y causar insuficiencia renal si han sido causadas por ciertas cepas de E. coli.

El tratamiento para los virus estomacales consiste en descansar, reponer los líquidos perdidos, llevar una dieta blanda y evitar los lácteos, la cafeína, las comidas picantes y los alimentos grasos, mientras que para recuperarse de una intoxicación lo único que está en nuestra mano es intentar beber mucha agua y visitar al médico si los síntomas son severos para ver si son necesarios los antibióticos.

Si sospechas que una persona de tu entorno ha contraído un virus estomacal, evita entrar en contacto con ella o cualquier cosa que haya tocado. Asimismo, lávate las manos con frecuencia, especialmente antes de comer y después de estar en lugares públicos, como estaciones de tren, gimnasios, tiendas, etc. Para prevenir las intoxicaciones alimentarias, mantén limpias las manos y las superficies y utensilios de cocina. Presta también mucha atención a la conservación de los alimentos y cocínalos de manera segura.


Un comentario

  1.   Rosa Ramírez dijo

    Quiero estar informada para mantener una mejor salud

Escribe un comentario