¿Qué causa las hemorroides y cómo se pueden prevenir?

Chica con hemorroides

Un alto porcentaje de la población sufrirá hemorroides en algún momento de sus vidas. Se trata de venas varicosas (nombre que reciben las venas cuando se agrandan y se hinchan) situadas en la parte exterior del ano.

Las personas entre 45 y 65 años son las más propensas a sufrir hemorroides, así como las mujeres embarazadas. Sin embargo, aunque son dolorosas, las hemorroides no son peligrosas ni potencialmente mortales. Y es que, por lo general, terminan desapareciendo por sí solas.

Las hemorroides a menudo vienen causadas por el estreñimiento crónico o la diarrea. Forzar demasiado a la hora de hacer una evacuación intestinal es la principal causa directa. Levantar objetos pesados y otras actividades que requieren esfuerzo también pueden conducir a las hemorroides.

Para prevenir las hemorroides, es necesario llevar una dieta rica en fibra (cereales integrales, verdura, fruta, legumbres…), la cual nos ayudará a mantener las heces blandas y la regularidad en las deposiciones. Asimismo, es importante beber entre dos y tres litros de agua diarios y hacer ejercicio al menos tres veces a la semana para dar movilidad a los intestinos.

Esforzarse o contener la respiración durante la defecación puede poner un exceso de presión sobre las venas y conducir directamente al desarrollo de hemorroides, por lo que se aconseja prestar atención a estos detalles, así como ir al baño tan pronto como se sienta la necesidad, ya que dejar que el impulso se desvanezca puede dificultar la evacuación más tarde, y no pasarse largos periodos sentado sobre el inodoro, pues eso puede inflamar las venas de la zona.

No obstante, existen otros factores de riesgo que hay que tener en cuenta, como la obesidad, el antes mencionado embarazo y el propio envejecimiento, ya que el tejido que conecta el recto con el ano se vuelve más débil a medida que se envejece.


Escribe un comentario