Prueba esta sencilla aunque eficaz purificación de Año Nuevo

Respiración profunda

Los malos hábitos alimentarios adoptados durante las fiestas pueden perjudicar el buen funcionamiento del complejo engranaje que es nuestro organismo. La purificación o desintoxicación se antoja como algo muy necesario después de los excesos cometidos en las celebraciones navideñas, además, que mejor manera de empezar el año que con un organismo libre de toxinas.

Cabe recordar que nuestro cuerpo posee sistemas para desintoxicarse de manera natural, por lo que en teoría no es necesario hacer nada, siempre y cuando llevemos unos hábitos de vida saludables, pero nunca está de más echarle una mano para aligerarle la carga, sobre todo después de la Navidad, cuando el trabajo que deben desempeñar los órganos con este propósito es mayor que durante el resto del año.

La hidratación es fundamental para conseguir una correcta purificación de Año Nuevo. Aumentando algo tan simple como la ingesta de agua, mantendremos una producción de orina elevada, y a través de ella, como sabrás, podremos eliminar una gran cantidad de toxinas perjudiciales para el organismo.

El sistema digestivo también necesita un pequeño empujón después de los excesos de las celebraciones navideñas, por eso aumentaremos la cantidad de fibra diaria. Gozar de un ritmo intestinal saludable ayuda a que la desintoxicación natural se produzca de manera satisfactoria.

Naturalmente, tampoco puede faltar el ejercicio, el cual aumenta la circulación linfática y nos ayudará a acelerar el proceso de purificación tras la acumulación de toxinas procedentes del alcohol y los dulces típicos de las Navidades.


Escribe un comentario