Prevenir la depresión postvacacional después de la Navidad

Mujer cansada

Algunos de vosotros habéis regresado hoy al trabajo, mientras que el resto lo hará a lo largo de la semana próxima. Se trata de un periodo de readaptación en el que tenemos que hacer todo lo posible para mantenernos positivos para evitar caer en la temida depresión postvacacional.

En esta nota ofrecemos una serie de consejos para que el regreso al trabajo después de las vacaciones de Navidad sea menos duro, e incluso, por qué no, agradable.

Exigencia: Si durante las últimas semanas has aprovechado para desconectar de todo lo relacionado con el trabajo, en primer lugar, darte la enhorabuena, porque eso es lo que se debe hacer durante las vacaciones. De esta forma, ponemos nuestro cuentakilómetros a cero. Sin embargo, poner de nuevo el motor en marcha no es algo que se logre de manera automática, sino que se necesitan varios días para alcanzar el ritmo anterior. Así que date tiempo y no te exijas demasiado al principio.

Descansos: Incluye varios descansos extra en tu jornada para lograr una readaptación lo menos traumática posible. A medida que avanzan los días, sentirás que necesitas un menor número de ellos, y podrás volver al número de descansos habitual.

Positividad: Lo tercero y más importante es la positividad. Sin un pensamiento positivo nos será mucho más difícil la readaptación a la rutina. Así que intenta fomentar las emociones positivas, aunque al principio te cueste, tanto en tus tareas como en la relación con tus compañeros de trabajo. Todo ello contribuirá a crear un ambiente de trabajo agradable, fundamental para evitar la depresión y el estrés postvacacionales.


Escribe un comentario