Ayuda a tus defensas con tu propia vitamina C casera

vitamina-c

La vitamina C es una vitamina que se encuentra sobre todo en las cáscaras de los cítricos al igual que otros nutrientes necesarios, por ello, se aconseja introducirlos en nuestra dieta diaria. Sin embargo, en muchas ocasiones pasamos por alto esto y  tenemos la carencia de esta vitamina.

Para ponerle un remedio casero natural y muy sencillo, os recomendamos hacer vuestra propia vitamina C casera, la cual la podréis consumir en cualquier momento para tener ese aporte que necesitas.

La vitamina C trabaja en varias funciones importantes de nuestro cuerpo, como por ejemplo, ayuda a la absorción del hierro, a la síntesis del colágeno y los glóbulos blancos. No le causa toxicidad al organismo aunque se consuma en grandes cantidades, es soluble en el agua y se expulsa a través de la orina. Aunque sí que no se recomienda nada en absoluto a pacientes que sufren cálculos en el riñón.

Es una de las sustancias más importantes para nuestro sistema inmunitario, es esencial para combatir múltiples enfermedades. Nosotros proponemos que se consuman alimentos ricos en vitamina C, en cambio, por temas de tiempo o preparación no siempre podemos estar atentos a cubrir todas nuestras necesidades por esta razón, os enseñamos a preparar vuestros propios complementos de vitamina C.

Aprende a preparar tu propia vitamina C

Aunque sabemos que esta vitamina la podemos obtener de complementos ya preparados y dispensados por las farmacias, siempre se recomienda la versión más natural. Aprende a preparar tu propio complemento de vitamina C .

Ingredientes

  • 2 cáscaras de tu cítrico favorito, o naranja o limón frescos
  • 1 bandeja para hornear
  • un molinillo

Preparación

  • Calienta a 40ºC las cáscaras libres de su pulpa en la bandeja del horno durante de 18 a 24 horas.
  • Una vez secas, deshidratadas y crujientes, pásalas por un molinillo para hacerlas polvo.
  • Una vez que consigas el polvo, almacena lo obtenido en un frasco hermético a temperatura ambiente.

Modo de empleo

Con lo obtenido, puedes añadir una cucharadita de esta vitamina C concentrada en todos los platos que gustes, desde batidos, zumos, ensaladas o simplemente como añadido al agua para darle un mejor sabor.

Puedes repetir su consumo todos los días, sobre todo, si no obtienes la vitamina C de otro lado.

 


Categorías

Salud

Paü Heidemeyer

Comunicadora audiovisual que quiere continuar su carrera dentro de diferentes ámbitos. No todo es vídeo. Busco en la redacción mostrar a la gente... Ver perfil ›

Escribe un comentario