¿Por qué son tan buenos los aguacates?

Aguacate abierto por la mitad

Los aguacates se han convertido en una de las frutas con mejor cartel. Sin ir más lejos, en este blog han aparecido en numerosas ocasiones al tratar diferentes temas relacionados con la alimentación para prevenir enfermedades, pero ¿por qué son tan buenos los aguacates?

A continuación, ofrecemos las seis claves para comprender por qué los aguacates han pasado a ser una fruta imprescindible en la dieta de millones de personas, que los añaden a sus ensaladas, arroces, batidos, etc.

Son ricos en minerales, vitaminas y fibra, incluyendo el potasio, el folato y las vitaminas K, B5, B6 y C.

Pueden contener hasta el doble de potasio que un plátano, lo que ayuda a equilibrar el nivel de potasio a la proporción de sodio.

Los aguacates tienen muy poco sodio y son bajos en fructosa. Recordemos que una dieta alta en fructosa favorece los depósitos de grasa en el hígado y altera los lípidos sanguíneos.

Se trata de una de las pocas frutas que te proveerán con grasas “buenas”, también conocidas como monoinsaturadas. Un aguacate de tamaño medio contiene alrededor de 22,5 gramos de grasa.

Incluir el aguacate en la dieta ayuda a mantener el colesterol en niveles saludables, reduciendo así el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.

Permiten al cuerpo absorber más eficientemente los nutrientes solubles en grasa, como el alfa y el beta-caroteno y la luteína, que en otros alimentos se consumen en conjunto.


Escribe un comentario