Por qué se engorda en invierno

 invierno

Cuando hace frío, el desgaste calórico aumenta, porque el sistema de termorregulación se activa más con el fin de mantener la temperatura del cuerpo. Esta es la teoría, y era cierto cuando las casas se calentaban con chimenea y las personas se activaban fuera, en el frío de la noche, cortando la madera necesaria para alimentar el fuego de la casa. Entonces el desgaste calórico era importante.

Hoy en día ya no es el caso. El sistema de termorregulación funciona al ralenti, puesto que hay calefacción en todas partes, incluso en los coches. Además, porque hace frío, suele existir la tendencia a dejar la bicicleta de lado, e incluso renunciar a las sesiones de footing. La idea de desvestirse da pánico, por eso se saca del programa de invierno la piscina o el gimnasio.

El sofá se convierte en el lugar preferido y esto conlleva unos resultados nefastos: nos movemos menos y termorregulamos normalmente.

Resultado: nos consolamos con una tableta de chocolate mientras vemos una película en casa, bien cómodos y calientes en el sofá. A la larga vamos acumulando calorías de las que realmente no tenemos necesidad, y al final del invierno hemos engordado varios kilos de más.

Más información – Adelgazar sin pasar hambre


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario