Por qué se engorda cuando se deja de fumar

 Cigarrillo

Todos los exfumadores lo saben bien: cuando se deja de fumar, se sube de media entre 4 y 5 kg. Hasta aquí, este aumento de peso se explicaba por el picoteo, que jugaba un papel de sustitución.

Para no volver a tener ganas de fumar, se reemplazaba el cigarrillo por algo que llevarse a la boca. Pero unos investigadores del Hospital Universitario de Zurich acaban de demostrar que incluso si no se picotea, el aumento de peso es inevitable.

Para demostrarlos, realizaron un experimento: durante 9 semanas, los investigadores observaron una veintena de personas que dejaron de fumar y no se les modificó sus hábitos alimenticios.

Sorpresa: al final del experimento, estas cobayas habían engordado de media 2,2 kg, sin haber cedido a la tentación del picoteo. La razón es que parando de fumar, la composición de su flora intestinal se modificó considerablemente. Ciertas bacterias aparecieron, mientras que otras desaparecieron. Y este cambio se tradujo por unos kilos de más.

A pesar de que el aumento de peso es inevitable cuando se deja de fumar, no es una razón para ceder al picoteo, que no haría más que agravar las cosas.

Más información – Belleza y tabaco son incompatibles


Categorías

Consejos

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario