¿Por qué razón debemos consumir granos de lino?

Lino

Los granos de lino tienen propiedades nutritivas, son ricos en ácidos grasos poliinsaturados Omega 3, y Omega 6. También presentan enzimas digestivas, contienen vitamina E y vitaminas del grupo B. Los minerales más importantes del lino son el yodo, el hierro, el cinc, el magnesio, el calcio, el fósforo, el potasio, el manganeso, el silicio y el cobre.

Los granos de lino mejoran la digestión

Gracias a sus enzimas digestivas, se consigue digerir mejor los alimentos y mejorar el tránsito intestinal. Los granos de lino ejercen también una acción purificadora. Esto ayuda a tener los intestinos más limpios y absorber los nutrientes de forma más eficaz. Gracias a su alto contenido en fibras solubles, nos podemos sentir mejor saciados y evitaremos la retención de agua y el estreñimiento. Todo esto hace que los granos de lino sean un complemento adaptado para un régimen adelgazante.

Igualmente los granos de lino contienen una gran cantidad de fibras dietéticas y son la fuente vegetal más rica, conocida con el nombre de ácidos grasos omega-3. Además, estos granos contienen estrógenos frágiles, y adecuados para prolongar las menstruaciones durante el ciclo vital. Los granos de lino son igualmente ricos en un tipo de fitoquímicos que actúan como potentes anticancerígenos, concretamente frente a tumores de mama, de colon o de pulmón.

La composición de los granos de lino tiene un alto contenido en fibras dietéticas, ideales para prevenir el estreñimiento, y limpiar el intestino de materias nocivas almacenadas que alteran la flora bacteriana. Un aspecto importante que hay que tener en cuenta es que en caso de divertículos, más vale no consumir granos de lino. En efecto, estos pequeños granos se pueden alojar en los pequeños sacos inflamados del intestino, lo que puede generar grandes molestias.


Escribe un comentario