Por que nos gustan tanto los dulces

213

Cuando saltamos comidas o comemos muy poco en cada comida, esto puede inducir a tener una mayor sensación de hambre entre comidas, lo cual conlleva a una disminución de la glucosa sanguínea y es cuando nuestro cuerpo intensifica los antojos por las comidas azucaradas.

Por ello cuando comenzamos una dieta debemos tener muy en cuenta que dejar el consumo de dulces repentinamente, puede ser muy contraproducente, ya que puede provocar el anhelo de aperitivos poco saludables y la abstinencia en el tiempo a su vez lleva a estados depresivos.

Es muy recomendable al comenzar una dieta tratar de reemplazar el consumo de snacks dulces lentamente por golosinas saludables o dulces sanos, por ejemplo las frutas secas son excelentes sustitutos ricos en fibra, así como las frutas naturales, pueden satisfacer esos momentos de necesidad o antojo.

Comer alimentos azucarados libera hormonas y sustancias químicas del cerebro que le brindan calma, haciéndonos sentir más relajados, por lo cual mayoría de la gente suele recurrir a bocadillos dulces cuando se sienten estresados, sin embargo la formula sería al revés, primero se debe reducir el estrés para así poder reducir los antojos de azúcar.

Entre los métodos más aconsejables para controlar el estrés se incluyen hablar con un amigo cuando se siente abrumado, la práctica de distintas formas de relajación tales como el yoga o los ejercicios de respiración profunda como el Chi Gong o Tai Chi, así con la incorporación de más ejercicio en su vida, siendo los más simples y recomendables caminar o trotar, dependiendo siempre del estado de salud individual.

Consejo saludable; se debe tener muy en cuenta que el consumo de alcohol en el interior del organismo se transforma en azúcar, así como los alimentos muy ricos en hidratos de carbono simple, como los elaborados artificial o industrialmente a diferencia de los que contienen hidratos de carbono complejos, los que brindan energía por mas tiempo y mayor saciedad, entre los cuales destacan los cereales integrales.

Imagen: MF


Escribe un comentario