Plenitud en la vejez

Ancianos felices

Se cree por lo general que el envejecimiento es un proceso degenerativo inevitable que tiene como resultado final la muerte, sin embargo los últimos avances científicos y las estadísticas actuales demuestran que la esperanza de vida media de la población ha aumentado y que existe una ralentización en dicho proceso de envejecimiento.

De igual forma, existen algunas prácticas recomendables que pueden mejorar notablemente la calidad de vida de las personas que se encuentran en esta etapa, entre las que se encuentran comer moderadamente, hacer ejercicio regular e incluir actividades sociales en el estilo de vida que aseguren buenos amigos y alegría.

Otro aspecto importante para lograr esto es tener un enfoque preventivo de enfermedades -como las cardiovasculares y las endocrinas– y cuidar los alimentos que se ingieren, pues más que alargar la juventud, lo que se desea -de acuerdo al científico español Santiago Grisolía-, es disfrutar de una plenitud física.

En conclusión, los requisitos necesarios para asegurar una madurez placentera y una vejez satisfactoria son: reducir el colesterol malo (LDL), consumir una dieta sana, mantener el peso ideal, realizar ejercicio regular, eliminar el tabaquismo y prevenir enfermedades comunes en esta edad como la arterioesclerosis.

Consejos para comenzar a ejercitarse

  1. Hay que restar a 220 la edad de la persona para obtener el número máximo de latidos por minuto que debe tener al realizar cualquier ejercicio.
  2. Se debe comenzar poco a poco (utilizando sólo el 50% de los latidos permitidos) e ir agregando más intensidad semana a semana.
  3. Es conveniente optar por un ejercicio que sea anaeróbico en donde se mantenga un ritmo constante durante un tiempo determinado.
  4. Lo ideal es que se practique actividad física al menos media hora todos los días.

Fuente: Reforma. Salud

Imagen: flickr


Escribe un comentario