Receta de pizza casera baja en calorías

Pizza casera

A menudo, la pizza se incluye dentro del grupo de la comida basura, pero nosotros creemos que es un error, ya que esta comida forma parte de la dieta mediterránea y puede reportarnos interesantes beneficios, dependiendo, claro, de los ingredientes que lleve.

Y para asegurarnos de que la pizza que tomamos sea baja en calorías, nada mejor que prepararla nosotros mismos, algo que hoy en día es bastante sencillo gracias a que en los supermercados podemos encontrar harina especial para pizzas a la que lo único que debemos añadir es algo de agua y aceite, siguiendo las instrucciones que aparecen en el mismo envase.

Una vez tengamos la masa lista y extendida sobre la bandeja del horno, es el turno de añadir los ingredientes que darán sabor y color a nuestra pizza casera baja en calorías.

El primer ingrediente que añadiremos a la pizza es el tomate. En lugar de tomate frito, podemos utilizar tomate cocido. De esta forma, nuestra pizza tendrá menos calorías y será más benévola con la silueta.

Una vez hayamos extendido el tomate por toda la base, teniendo cuidado de dejar aproximadamente medio centímetro libre en los bordes (para poder cogerla luego sin problemas), añadimos las especias. Hay muchas especias que van bien con la pizza, pero nosotros hemos optado por el sabor y el aroma únicos que le aportan el orégano y la albahaca.

Y ahora es cuando el queso entra en juego. La mozzarella tradicional está contraindicada para las dietas de adelgazamiento, ya que es rica en grasas, aunque por suerte existen alternativas más saludables como las mozzarellas desnatadas.

Sobre el queso, añadiremos cebolla, pimiento rojo, pimiento verde, champinñones y ¿por qué no?, un poco de atún en conserva, pero sin pasarse, ya que la sal que contiene puede hacer que se dispare el número de calorías de nuestra pizza light.

Después de unos 20 minutos en el horno, nuestra pizza baja en calorías estará lista para servir. Este tipo de pizza es perfectamente compatible con una dieta sana y equilibrada. La podemos tomar sin problemas una vez a la semana.

Más información – La pirámide de la dieta mediterránea


Escribe un comentario