Pescado de mar, mercurio y alimentacion

image A pesar de que las concentraciones de mercurio de agua dulce son mucho mayores que los encontradas en agua de mar, es el pescado de mar como el atún, la caballa y el tiburón los que plantearían una amenaza para la salud por su consumo masivo.

Según investigadores de la Universidad de Duke, es el agua de mar la responsable, ya que la versión potencialmente dañina del mercurio es conocida como el metilmercurio, se encuentra en la materia orgánica disuelta en agua dulce, mientras que en el agua de mar se aferra al cloruro (sal).

Así en el agua de mar, el methilmercurio permanece fuertemente unido al cloruro, donde la luz solar no es capaz de degradarlo tan fácilmente como lo hace en el agua dulce, entonces la vida útil del compuesto químico es mucho más largo en el medio marino, pudiendo ser ingerido por los animales.

El metilmercurio es una neuro-toxina potente que puede dar lugar a disfunciones renales, trastornos neurológicos e incluso la muerte y en particular, los fetos expuestos al metilmercurio pueden sufrir de estos trastornos, así como deterioro de las capacidades de aprendizaje.

Los estudios sobre el tema se han publicado en la revista Nature Geoscience.


Escribe un comentario