Tres alimentos que previenen la pérdida del cabello

Pipas de girasol

La pérdida del cabello es un problema bastante habitual que puede darse por diversas razones, como atravesar épocas de mucho estrés o llevar una dieta poco saludable, aunque la prevención siempre pasa por un mismo lugar: la alimentación.

Lo primero es llevar una dieta equilibrada, es decir, compuesta por alimentos variados para que nuestro organismo no eche en falta ninguno de los nutrientes necesarios, pero también hay otros hábitos relacionados con lo que comemos que pueden ayudarnos en este sentido.

Hablamos de alimentos cuya ingesta habitual ha demostrado ser de gran ayuda para prevenir la pérdida del cabello. ¿Por qué? Debido a sus inigualables propiedades, muy beneficiosas para la salud del cabello.

Espinacas: Esta verdura contiene vitaminas B, C, y E, potasio, calcio, hierro, magnesio y ácidos grasos omega 3. Todos estos nutrientes son necesarios para evitar el debilitamiento del cabello.

Nueces: La amplia variedad de proteínas, vitaminas y minerales (hierro, zinc, etc), así como de grasas saludables que nos aportan estos frutos secos, son esenciales para solventar el problema de la pérdida del cabello.

Pipas de girasol: Comer un puñado de pipas de girasol (mejor sin sal) es una excelente manera de prevenir la caída del cabello, ya que contienen proteínas, zinc, selenio, biotina, potasio, cobre, hierro, vitaminas del grupo B, vitamina E, magnesio y calcio.

Otros alimentos que ayudan a prevenir la pérdida del cabello son las judías, los huevos, la avena, las zanahorias, los boniatos y todos los frutos secos en general, no sólo las nueces.

Más información – Dieta equilibrada, tres comidas al día


Escribe un comentario