Peligros de la perdida de peso

03

La reducción del peso corporal se sabe que tiene muchos efectos positivos, ya que no sólo hace más saludable a una persona, sino que también puede mejorar su apariencia y con ella su autoestima, pero según un equipo de investigadores de la Universidad Nacional Kyungpook en Daegu, Corea del Sur, la pérdida de peso también tiene efectos secundarios que pueden envenenar la sangre por los contaminantes procedentes del medio ambiente.

Eso es porque la grasa del cuerpo contiene contaminantes tales como pesticidas y bifenilos policlorados (PCB), por ello cuando alguien pierde peso una gran cantidad de grasa en el cuerpo se descompone y los compuestos mencionados son conocidos como contaminantes orgánicos persistentes que al liberarse pueden causar enfermedades.

El fuerte estigma de los cambios en el peso es que la pérdida de peso siempre es buena, mientras que el aumento de peso es siempre malo, sin embargo no siempre es así, dijeron los investigadores coreanos.

La hipertensión, la diabetes tipo 2, enfermedades coronarias y artritis reumatoide se han asociado con los contaminantes orgánicos persistentes, según los datos analizados por el Centro para el Control y la Prevención de la obesidad entre 1999 y 2002.

Se eligieron siete contaminantes que tienen la mayor tasa de detección en muestras de sangre y se centró en 1.099 personas mayores de 40 años o más, que tenían los más altos niveles de contaminación medidos en la sangre y que también experimentaron pérdida de peso o ganancia.

Al final del estudio, los investigadores encontraron que aquellos que habían perdido peso, tuvieron mayores concentraciones de contaminantes. Mientras tanto los que tenían mayor peso mostraron menores concentraciones de contaminantes persistentes.

Imagen: flickr


Escribe un comentario