Para bajar de peso, hay que suprimir carbohidratos

03

Un estudio reciente confirma lo que muchos gurús de la dieta han venido defendiendo por años, investigadores europeos confirman que para lograr la pérdida de peso se debe comer más proteínas y menos hidratos de carbono refinados, así como para el mantenimiento del mismo.

Entre hombres y mujeres que habían perdido al menos un 8 por ciento de su peso corporal con una dieta baja en calorías, los que pasaron los siguientes seis meses con una dieta de mantenimiento alta en proteínas y baja en carbohidratos refinados, fueron los que menos recuperaron el peso perdido y también los menos propensos a abandonar el estudio.

Los participantes fueron divididos en grupos que comieron cantidades variables de proteínas, una cantidad moderada de grasa y diferentes cantidades de carbohidratos clasificados como altos o bajos en índice glucémico, una medida que establece la rapidez con que un alimento se convierte en azúcar en la sangre.

El índice glicémico (IG), para abreviar, fue desarrollado originalmente para su uso por los diabéticos e indica la rapidez con sube la glucosa en sangre después de que una persona come un alimento en particular, para ejemplificar; los alimentos con alto IG, como el pan blanco, producen un pico de glucosa en la sangre, mientras que alimentos con IG bajo, como panes de grano entero, causan un menor aumento del azúcar en la sangre y que dura por un período de tiempo más largo.

La mayoría de las etiquetas de los alimentos no establecen el IG de un alimento, ni tampoco existe información adecuada sobre las indicaciones geográficas de los diferentes alimentos disponibles, por lo cual es un parámetro muy especializado.

Cuando los investigadores analizaron por separado a las personas en los grupos de dieta rica en proteínas, tuvieron 1 kg menos, en comparación del grupo con alto alto IG.

Los nutricionistas sugieren que la gente elija granos enteros en lugar de pan blanco para sus dietas diarias.

El estudio fue publicado en The New England Journal of Medicine, se realizó sobre 773 hombres y mujeres, junto a sus familias en ocho diferentes países de Europa occidental.

Imagen: Flickr


Escribe un comentario