Obesidad y Vitamina C

01

Las últimas investigaciones han descubierto que existe una relación entre el consumo de vitamina C y la obesidad, además de la gran cantidad de propiedades saludables que ya se le atribuyen a la famosa a vitamina de las defensas orgánicas.

Los investigadores de la nutrición han encontrado que el consumo de ácido ascórbico o vitamina C, con una base regular o diaria, tiene efectos sobre la perdida de peso, por lo cual el aumento de su ingesta natural ayudaría a luchar contra la obesidad.

En un estudio llevado a cabo por la Universidad Arizona, encontró que deficiencias de la vitamina, se vincularían como un obstáculo para reducir el peso corporal. En consecuencia una dieta deficiente en frutas y verduras frescas, como las fuentes más importantes de la vitamina C, puede afectar la perdida o control de peso corporal.

La vitamina C también se relacionaría con la eficacia de la quema de grasas durante el ejercicio físico, ya que las personas afectadas a un estudio de control y que consumieron mayores cantidades de vitamina C, quemaron un 30% más grasa durante la actividad física, comparadas con las que no la consumieron.

Mayores niveles de vitamina C en el organismo favorecerían el equilibrio de los niveles de azúcar en sangre, condición relacionada a las actividades metabólicas y éstas a la quema de calorías, además de prevenir enfermedades relacionadas como la diabetes, una enfermedad característica en la obesidad.

Algo que se debe tener muy en cuenta es que los estudios también determinaron que el consumo de suplementos vitamínicos por si solos, no ayudan a la perdida de peso, lo efectos positivos se obtienen a partir de la ingesta en estado natural o a través de los alimentos, ya que los suplementos pueden a su vez generar desequilibrios insalubres cuando se consumen indiscriminadamente o sin la supervisión profesional.

Imagen: MF


Escribe un comentario