Obesidad y salud osea

dolls-fat

El aumento de peso y su consecuencia más grave, la obesidad puede conducir a trastornos y enfermedades que afectan a varios sistemas del cuerpo incluyendo los huesos, según los últimos estudios sobre salud ósea.

La investigación publicada en el “Diario de la investigación Cirugía Ortopédica“, definió que la obesidad puede afectar el metabolismo óseo, al afectar las células que descomponen el hueso sano y lo reforman, situación que puede llevar a generar huesos porosos o debilitados que van a derivar en enfermedades óseas como la osteoporosis.

Una dieta alta en grasa también puede interferir directamente con la absorción de calcio en el intestino y disminuir las cantidades necesarias de este mineral para mantener la salud ósea, pero además el sobrepeso o la obesidad puede causar tensión mecánica sobre las articulaciones que soportan peso, especialmente las rodillas, causando dolor, rigidez y finalmente osteoartritis.

Por lo tanto tomar conciencia respecto de la importancia del peso corporal y su exceso, puede prevenir enfermedades tan graves como las de carácter óseo, más allá de aspirar a una mejor imagen estética.

Debemos prestar especial intención sobre los alimentos ricos en calcio, tanto en una dieta normal como para cualquier programa dietético destinado a la perdida de peso. Los productos lácteos representan la fuente de calcio y proteínas por excelencia, por lo cual no deben faltar en ninguna dieta que se precie de saludable.

El calcio fortalece los huesos y los dientes, pero además interviene en la correcta formación de la sangre, equilibra el sistema nervioso, regula los latidos del corazón, favorece la coagulación y la función muscular.

Tanto niños como adultos necesitan consumir productos lácteos a diario como; leche, queso y yogur, debiendo elegir preferentemente los productos bajos en grasa o sin grasa, ya sea que estemos excedidos de peso o no.

Imagen:  Creative Tools – Flickr


Categorías

Sin categoría

Escribe un comentario