Nutricion del embarazo: mitos y realidades

embarazo

Durante el embarazo se atraviesa por muchos conflictos, entre los que destacan aquellos relacionados con la nutrición, ya que esta condición despliega un gran numero de mitos populares, que muchas veces incomodan, en un momento tan especial como lo es embarazo.

Muchas mujeres a resumido el embarazo como viaje salvaje de las hormonas, que se descontrolan dando origen a los antojos y extraños cambios corporales, pero como si no tuvieran suficiente también las embarazadas son bombardeadas con un montón de consejos, sobre situaciones que son solo mitos y no realidades, por ello aquí les brindamos algunos de los más populares para descomprimir un poco tanta información que a veces puede ser contraproducente, a saber:

Mito: Comer por dos

Este es un famoso dicho que hemos escuchado un millón de veces, pero a pesar de que sí se necesitan más nutrientes como el calcio (1000 mg) y hierro (27-30 mg), durante el embarazo, la realidad es que no se necesitan calorías extras hasta el segundo trimestre. Aún así, los especialistas recomiendan sólo un adicional de 300 calorías al día.

Mito: No haga ejercicio.

Hoy en día sabemos que mantenerse activo durante el embarazo le ayudará a sentirse mejor, controlar el estrés e incluso prevenir las complicaciones del embarazo como la diabetes gestacional. También puede acortar la duración de su trabajo de parto y le ayudará a recuperarse mucho más rápido en el post parto.

Mito: Se debe comer mucha carne

Con la cantidad extra de hierro y proteínas que se necesitan durante el embarazo, parece que sería casi imposible dejar de comer carne, por ser el alimento más rico en estos dos nutrientes esenciales para el embarazo. Sin embargo existen fuentes vegetales de hierro como el cereal fortificado, espinacas, harina de avena fortificada, acelga cocida, albaricoques secos, lentejas, etc. También se debe saber que para favorecer la absorción del hierro a nivel orgánico se requiere de vitamina C, por ello se recomienda tomar un vaso de jugo de naranja después de las comidas o utilizar limón para aderezar las comidas.

Imagen: storyvillegirl –  flickr


Escribe un comentario