Nueces: elementos indispensables de la dieta

Nueces y frutos secos

Las nueces, o frutos secos (llamados así debido a que contienen muy poca cantidad de agua), son alimentos llenos de energía, los cuales poseen diversos aportes nutricionales como proteínas, vitaminas, ácidos grasos omega 3 y minerales –que son parte de los oligoelementos básicos de la dieta-.

Las nueces son propiamente aquellas que poseen cáscara dura, entre las que se encuentran: las almendras, nueces, avellanas, pistachos, cacahuates, piñones, etc., además de semillas como las de calabaza, girasol o sésamo.

En cuanto a los frutos secos, como ejemplo se tiene a las ciruelas pasa, las uvas pasa, los higos secos y dátiles, entre otros.

Tanto las nueces como los frutos secos, son ampliamente utilizados en la gastronomía, dando un toque delicioso a ensaladas y postres, o simplemente como aperitivos. Sin embargo, un uso muy importante que también tienen es como medicina pues presentan muchas propiedades curativas, como las siguientes:

  • Calcio.-  Auxiliares en la prevención de la osteoporosis y muy útiles en el caso de personas que son intolerantes a la lactosa.
  • Vitaminas y minerales.- Las nueces y frutos secos proveen importantes aportes como vitamina E y vitamina B, además de minerales como el zinc y el selenio (destacando las nueces de Brasil).
  • Proteínas.- 100 gr de almendras equivalen a la proteína presente en la misma cantidad de carne, por lo que son ideales en el caso de las dietas vegetarianas.
  • Fibra.- Ricos en fibra, estos alimentos ayudan a combatir el estreñimiento y a cubrir el aporte diario de este elemento.

Aunado a esto, un estudio reciente realizado en la Universidad de Scranton, en Estados Unidos, reveló que nueces como el cacahuate y el pistacho presentan una enorme cantidad de antioxidantes, además de ser una herramienta poderosa en la lucha contra el cáncer.

Imagen: flickr


Escribe un comentario