Mujeres, bocadillos dulces y cáncer de útero

03

Las mujeres mantienen una relación intima con la costumbre de comer alimentos dulces como; pasteles de queso, pasteles de chocolate, bollos y las galletas, siendo este tipo de hábitos una de las razones de obesidad femenina, sin embargo éste efecto no sólo recae sobre el peso corporal, sino que además pueden aumentar el riesgo al cáncer de útero o matriz.

El estudio fue publicado en la revista Cáncer Epidemiology, Biomarkers y la revista Prevención, donde se planteó que el consumo de dulces dos o tres veces a la semana en las mujeres, tiende a hacer que el 33 por ciento se más propensas a sufrir de la enfermedad,  e incluso si el consumo supera las tres veces a la semana, el riesgo se incrementará a un 42 por ciento, comparadas con aquellas que rara vez comen bocadillos dulces.

Los investigadores describieron el impacto como una cosa simple, pero requiere mayor investigación, según expertos del cáncer en el Reino Unido ya que es prematuro sacar conclusiones.

Para encontrar la relación entre los alimentos dulces y el cáncer de útero, los científicos suecos están estudiando los datos de miles de mujeres en el período comprendido entre 1987 y 1990.  Sin embargo el estudio ha respondido a muchas preguntas relacionadas la dieta, el estilo de vida, peso y estado general de salud.

Así las mujeres que con frecuencia acceden a bocadillos como; galletas, pan y bollería, que también poseen un alto contenido de azúcar, tienen una tendencia del 42 por ciento a sufrir de cáncer, que aquellas que solo ocasionalmente los comen.

Estos estudios sólo se basan en la frecuencia y no ve la cantidad que se come de alimentos dulces, sin embargo, la ingesta de 35 gramos de azúcar al día puede aumentar el riesgo de tumores en un 36 por ciento.

Los científicos del Instituto Karolinska de Estocolmo, dijeron que los dulces pueden aumentar el riesgo de la enfermedad por el exceso de azúcar, que induce al cuerpo a que libere más insulina, lo que estimula el crecimiento excesivo de las células en el endometrio o revestimiento del útero.

Además de eso, el exceso de glucosa también puede aumentar los niveles de los estrógenos, hormonas que han demostrado ser capaces de desencadenar el crecimiento descontrolado de células o células cancerosas.


Escribe un comentario