Mucho cuidado con las comidas que te quitan energía

Taza de café

Como sabrás, el cuerpo toma la energía que utilizamos para nuestros quehaceres de aquello que comemos, siendo los carbohidratos, las proteínas y las grasas las tres fuentes más importantes. Sin embargo, igual que existen alimentos que nos aportan energía, también están los que nos la quitan, razón por la que hay examinar con detenimiento nuestra dieta, sobre todo ahora en verano, cuando el calor es una especie de vampiro que succiona los depósitos de energía durante todo el día.

Los carbohidratos complejos como los cereales ricos en fibra, los panes integrales y la pasta, son las mejor opción a nuestro alcance para obtener un tipo de energía prolongada. Esto se debe a que se digieren a un ritmo lento y constante. Los carbohidratos simples en cambio, deben ingerirse con moderación.

Los dulces, las bebidas carbonatadas y los zumos envasados proporcionan carbohidratos simples, los cuales se descomponen y son absorbidos rápidamente por el organismo. Al principio, sentimos una satisfactoria explosión de energía, pero esta sólo dura entre 30 y 60 minutos; una vez transcurrido ese tiempo habitualmente se produce un bajón de energía que nos deja más débiles que al principio e incluso un poco irritables.

En este sentido, también es importante evitar el alcohol. Y es que junto a los carbohidratos simples está considerado como el mayor depresor. Por lo tanto, intenta moderar el consumo de alcohol en períodos donde te notas bajo de energía, ya que lo hará es empeorar todavía más la situación.

La cafeína es otra sustancia con la que hay que ir con mucho cuidado, pues tiene un efecto parecido a los carbohidratos simples. Proporciona una explosión inicial de energía que puede durar hasta dos horas, mucho menos si se ha desarrollado una tolerancia a la cafeína debido al abuso del café, pero después esa sensación de vitalidad es seguida por un decaimiento que en la mayoría de los casos conduce a una adicción a la cafeína que a la larga puede dañar el sistema nervioso de las personas.


Escribe un comentario