Moldear la silueta de manera natural

 Mujer delagada en bikini

Para perder peso con cierta facilidad y rapidez, existen diferentes tipos de saciantes que nos ayudarán a quitarnos el hambre de encima. Son eficaces y tienen la ventaja de no poner en peligro nuestra salud.

Lo primero que debemos saber es que no existen los productos milagro que prometen una pérdida de peso rápida, gracias a los efectos saciantes. En la hipótesis de un resultado positivo, sabed que estaremos poniendo nuestra salud en riesgo. Más vale escoger los alimentos que tienen de forma natural un alto poder saciante, que someternos a un régimen draconiano que podría acarrearnos mayores perjuicios que los beneficios buscados.

Cuando bebemos un gran vaso de agua u otro tipo de bebidas sin azúcar, las fibras gástricas se distienden, lo que induce a una disminución de la sensación de hambre. Este efecto saciante se obtiene a través de un mecanismo de relleno del estómago. En todo caso no debemos olvidar que los líquidos pasan rápidamente por el estómago, por lo tanto el efecto saciante dura poco.

Las sopas combinan bien este efecto saciante de los líquidos con el de las fibras, cuyos efectos para quitar el hambre son bien conocidos por todos.

Las verduras crudas son ricas en fibra y son capaces de calmar la sensación del hambre. Su consumo requiere un esfuerzo mayor en la masticación, puesto que este ejercicio necesario para una buena digestión contribuye, justamente, a su efecto saciante.

Las frutas ricas en pectinas contienen fibras que en el estómago forman una especie de gel, aumentando eficazmente la sensación de saciedad. Algunas frutas procuran una sensación de saciedad mayor que otras. Es el caso de la manzana. Al igual que pasaba con las verduras crudas, el consumo de fruta requiere un esfuerzo mayor en la masticación, reforzando así su poder para saciar el hambre.

Más información – Definir una silueta espectacular


Escribe un comentario