Miel de Manuka, contra las infecciones

image La miel se ha usado para fines médicos como bactericida desde tiempos antiguos, remontándonos al pueblo egipcio que hace miles de años la utilizaban para la preservación, en la momificación, habiéndose encontrado en las tumbas, miel intacta con 4000 años de antigüedad.

Sin embargo con el advenimiento de los antibióticos, la mayoría de la gente comenzó a considerar a la miel como remedio casero, pero las propiedades de la miel de abeja han sido reivindicadas en particular por un tipo de miel, proveniente de Nueva Zelanda conocida como Miel de Manuka, (por ser obtenida de dicho árbol autóctono), que reviste estas propiedades anti-bacterianas pero en forma potenciada.

Los científicos han determinado su efectividad para inhibir el MRSA, pudiendo representar un tratamiento de primera línea para las infecciones por bacterias que son resistentes a muchos antibióticos disponibles en la actualidad.

Existen muchas referencias hoy en día, respecto de sus virtudes o capacidades medicinales comprobadas, que han motivado su elaboración y venta como un producto farmacéutico.

Algunos de sus beneficios son:

  • Antibacteriana
  • Antibiótica
  • Antivirales
  • Antioxidantes
  • Antiséptica
  • Antiinflamatoria.
  • Regeneradora celular (piel), intensificando y reduciendo el tiempo de cicatrización.

Escribe un comentario