Menos carne para protegerse del asma y de las alergias

 Carne

El asma es una enfermedad inflamatoria de las vías respiratorias. Diferentes factores que contribuyen a la enfermedad han sido identificados como el modo de vida, la contaminación o ciertos genes. Sin embargo, los eventuales factores alimenticios son todavía poco conocidos.

Unos investigadores australianos han utilizado los datos de un estudio, a través de 156.035 adultos mayores de 45 años. A los participantes se les preguntó si en el pasado o en el presente sufrían por culpa del asma o de una alergia estacionaria, y compararon el riesgo de desarrollar estas enfermedades en función de los hábitos alimenticios. 12% de los participantes declaró haber desarrollado el asma a lo largo de su vida, y 23% dijo haber sufrido haber sufrido asma o alergia.

Resultado: un consumo más elevado de carnes aumentaría el riesgo de asma y de alergia estacionaria en un 20%, comparativamente con las personas que consumen menos carne.

Los investigadores no saben exactamente por qué un consumo más elevado de carne está asociado al riesgo de desarrollar estas enfermedades, pero incriminan un aporte más débil de antioxidantes, un aporte más importante de ácidos grasos omega-6 y ácidos grasos saturados, en detrimento de omega-3 cuya actividad antiinflamatoria está más que documentada.

Si sufrís algún tipo de asma, parece ser que un consumo elevado de verduras (5 porciones de verduras y 2 porciones de frutas) disminuye los síntomas de la enfermedad. También se recomienda hacer deporte y limitar el consumo de sodas.

Más información – Por que evitar las grasas saturadas 


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario