Medicina del habitat; “Feng Shui”

image En la práctica médica, un buen diagnóstico de los síntomas es fundamental para alcanzar una cura, de igual modo el antiguo arte chino del Feng Shui, parte de un análisis correcto o evaluación, para realizar los cambios necesarios, tendientes a lograr la armonización energética que se traducirá en la salud del hábitat.

Este análisis comienza por la evaluación del entorno o paisaje que rodea la propiedad, que va a permitir distinguir las energías o Chi, cuyo flujo lo afectan directamente, las cuales pueden ser tanto benignas como no.

Por ejemplo existe una gran diferencia entre un entorno natural y una ciudad agitada, recibiendo distintos tratamientos a través de la gran variedad de curas o remedios, que el Feng Shui posee.

Las perturbaciones energéticas afectan nuestros sistemas biológicos, pudiendo llevar a la enfermedad y éstas pueden provenir de fuentes artificiales, como los campos electromagnéticos generados por electrodomésticos, cercanías a torres de alta tensión, retransmisoras de microondas o telefonía celular, aeropuertos, subterráneos, etc.

Pero también pueden provenir de fuentes naturales, como líneas electromagnéticas terrestres (Hartman, Curry, etc), radiación del suelo por sus componentes minerales, cursos de agua subterránea, gases (Radón), etc.

El Feng Shui al identificar las fuentes, aplica sus conocimientos para tratar de disminuir o eliminar su impacto sobre la salud, para lo cual como consejo; es necesaria la intervención de un profesional del arte.


Escribe un comentario