Manzanilla, la calma natural

02

Entre las hierbas medicinales se puede considerar una reina, la manzanilla nos ha acompañado desde los tiempos más remotos, como uno de los medicamentos naturales mas efectivos y entre sus innumerables virtudes destaca como un excelente relajante y calmante natural, lo cual le ha brindado en gran parte la popularidad de la cual goza a través de los siglos.

La manzanilla fue utilizada por los egipcios, griegos y romanos, quienes la utilizaron ampliamente a modo de panacea o “cúralo todo” y a quienes les debemos los primeros registros de sus propiedades benéficas para la salud humana, así estas pequeñas flores parecidas a las margaritas, solo deben secarse para transformase una gran medicina natural, que se consume principalmente como te, pero además hoy en día existe una gran variedad de productos que explotan sus propiedades, así como los suplementos nutricionales o los productos cosméticos en cremas y aceites.

En estudios de laboratorio la manzanilla a parte de su cualidad como calmante natural de los nervios, también ha demostrado un gran valor por sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, antivirales y antimicóticas.

Hay dos tipos de manzanilla, la variedades Alemana (Matricaria recutita) y la Romana (Chamaemelum nobile), que si bien son especies diferentes, sus propiedades se asemejan, sin embargo es la variedad alemana la que más se ha utilizado y por lo tanto, estudiado.

Al igual que en el pasado la gente en la actualidad usa la manzanilla como una panacea para muchas condiciones y en realidad no es tan descabellado si se considera que la manzanilla tiene propiedades anti-inflamatorias muy potentes y los científicos están descubriendo que los tejidos inflamados contribuyen a una gran cantidad de problemas de salud, tanto dentro como fuera del cuerpo.

Imagen: Flickr


Escribe un comentario