Malos hábitos nutricionales

malos habitos nutricionales

Muchas veces las comidas agradables a nuestro paladar no aportan los nutrientes requeridos para vivir en forma saludable, siendo malo establecer nuestra dieta sobre la base única de estos alimentos. Por eso es conveniente quitarlos -en la medida de lo posible- de nuestros hábitos alimenticios.

Veamos algunos ejemplos:

  • Bebidas gaseosas

No aportan ningún tipo de nutrientes. Se ha demostrado que son capaces de erosionar completamente el esmalte de los dientes, además de dañar nuestro estómago, como causa de su contenido de ácido fosfórico. Y la cafeína que forma parte de muchas bebidas gaseosas produce cierta adicción en los consumidores.

  • Dulces de pastelería

Tienen un gran poder de atracción visual, y al ser elaborados con harinas refinadas producen la tendencia de comerlos con mayor frecuencia, generando un mal hábito. Aportan las llamadas calorías vacías, porque no contienen nutrientes importantes.

  • Escasa ingesta de vegetales y frutas

Esto se debe, por lo general, a la poca creatividad a la hora de prepararlos. La cocción excesiva hace que pierdan su color llamativo natural e incluso parte de sus nutrientes. También es falta del hábito familiar de incluirlos en su dieta diaria. Es importante tener en cuenta, que las frutas y verduras aportan grandes nutrientes, vitaminas, minerales, agua y fibra.

  • Frituras

Dañan tanto al alimento como al aceite que se usa para freír, haciendo que la comida resulte pesada o difícil de digerir. Cuando el aceite está expuesto al calor no aporta ningún beneficio porque se dañan sus propiedades.

  • Comidas rápidas

Las comidas de este tipo tienen exceso de grasa, además el aceite en que se fríen estos alimentos por lo general, es usado durante muchas horas y a altas temperaturas. Poseen exceso de condimentos y muy poca o ninguna cantidad de fibra. Son accesibles pero muy costosas en el aspecto nutricional.

  • Exceso de sal

No debemos agregarle mucha sal a las comidas. Existe una relación directa entre este mal hábito y la incidencia de hipertensión arterial en quienes lo realizan frecuentemente.

  • Exceso de café o té

Son estimulantes que deben ingerirse con moderación, para prevenir daños en el organismo por sobrestimulación.

Fuente | “Nutrición y Salud”, doctores José y Nelly Caruci


Un comentario

  1.   natalia herrera dijo

    que rico pero ase mal 🙂 <3

Escribe un comentario