Consejos contra la mala digestión

Mala digestión

La mala digestión de los alimentos puede provocar molestias con la suficiente capacidad como para amargarnos el día, por eso es necesario, y los expertos así lo recomiendan, que seamos cautos con lo que comemos, pero también con cómo lo comemos.

Las personas propensas a tener malas digestiones son las que más atención deben prestar a lo que comen y cómo lo comen, ya que, a la larga, puede transformarse en un problema de salud más grave, aunque todos, en general, haríamos bien en ir con precaución en este sentido.

Una de las normas básicas para evitar una mala digestión de los alimentos es no comer en exceso. Es fundamental, para que la digestión sea buena, no forzarnos a comer más de lo que nuestro organismo está preparado para aceptar en ese determinado momento. Debemos aprender a escuchar a nuestro estómago.

Tampoco debemos pasar por alto la gran importancia que tiene en este sentido el comer demasiado deprisa o sometidos a mucho estrés, así como el abusar de alimentos con gran contenido graso. Estos hábitos son los principales causantes de las indigestiones.

Por otro lado, cabe destacar que para lograr una buena digestión y un buen ritmo intestinal hay que llevar una dieta rica en fibra (arroz, verduras…) y hacer un desayuno completo, siempre en reposo para que el estómago no se resienta durante el resto de la jornada.


Escribe un comentario