Sintomas de la ansiedad

01

Al igual que muchos problemas psicológicos la ansiedad es un trastorno difícil de detectar, ya que muchos de los síntomas se confunden con respuestas naturales de las reacciones humanas, como la preocupación.

La diferencia clave para detectar un estado de ansiedad radica en que estas respuestas se producen sin ningún tipo de estímulo o sin provocación y es cuando nos encontramos ante un “ataque de ansiedad“.

Estos son algunos de los síntomas del trastorno de ansiedad para tener en cuenta:

– Estado constante de temor

– Irritabilidad

– Inquietud

– La fatiga y el agotamiento

– Incapacidad para concentrarse

– Dolor en el pecho

– Dolores de cabeza

– Falta de aliento

– Náuseas

– Indigestión

– Insomnio

– Incapacidad para calmarse y relajarse

A diferencia de una enfermedad física o condición médica, no hay causas específicas determinante de la ansiedad, ya que en realidad son una variedad de causas que pueden combinarse para tener un efecto negativo sobre una persona, que en última instancia dan lugar a un trastorno de ansiedad.

Así como también los procesos químicos del cuerpo, las experiencias de nuestra vida y muchos otros factores tales como la presión del trabajo, expectativas académicas o enfermedad grave, pueden desencadenar una crisis existencial general.

La dieta juega un rol muy importante sobre los estados emocionales, ya que ciertos alimentos pueden provocar estados de excitación y otro el efecto contrario, por ello si bien no hay una dieta específica para la ansiedad, ciertos alimentos y hábitos alimenticios sin duda puede hacer la diferencia.

La tendencia hacia los alimentos naturales (frutas, verduras, carnes blancas) debe remarcarse cuando se hace presente la ansiedad, ya que estos tienden a normalizar el sistema nervioso, a diferencia de las comidas procesadas o carnes rojas, que excitan el sistema alterándolo y por lo tanto sumando negatividad ante la condición. Algunas pautas generales para el alivio de la ansiedad incluyen:

– Beber cantidades adecuadas de agua al día.

– Asegurarse de obtener todas las vitaminas y minerales necesarios (si es necesario, consulte a su médico acerca de los suplementos).

– Reduzca el consumo de alcohol, el tabaco y la cafeína.

– Coma más carbohidratos complejos (cereales).


Escribe un comentario