Los seis beneficios de la respiración profunda

Respiración profunda

La respiración profunda no sólo es una de las mejores formas (sino la mejor) para alcanzar la relajación de manera natural, sino que también ayuda en muchos otros aspectos que repasaremos en esta nota.

Para lograr una respiración profunda, inhala despacio durante cinco segundos a través de la nariz, expande el vientre y llena tu pecho. Mantén el aire durante tres segundos y exhala completamente con la boca ligeramente abierta. Repite la operación hasta que sientas un mayor bienestar.

La respiración profunda sirve para liberar toxinas. El 70 por ciento de las toxinas se liberan simplemente respirando correctamente.

Libera la tensión. Cuando estás preocupado, estresado o nervioso, tu patrón de respiración cambia. Respira más despacio y profundo para alcanzar la relajación.

Alivia la angustia emocional. Los sentimientos negativos o confusos pueden ser eliminados mediante la respiración profunda.

Reduce el dolor. Cuando no se respira correctamente, el dolor está más presente, mientras que respirar de manera profunda ayuda a liberarlo.

Mejora la sangre. La respiración profunda, libera dióxido de carbono y aumenta el suministro de oxígeno, lo que mejora la calidad de la sangre.

Mejora el estado de ánimo. El ejercicio que hemos detallado al inicio de esta nota aumenta los químicos que inducen placer en el cuerpo.


Escribe un comentario