Los peligros de los alimentos procesados

Alimentos procesados

Los alimentos procesados siempre aparecen en la listas de cosas que debemos evitar a la hora de construir una dieta sana y equilibrada, pero ¿de verdad son tan peligrosos o es sólo un mito?

Desafortunadamente, los peligros que representan para la salud los alimentos procesados no son ningún mito. Numerosos estudios científicos demuestran que su consumo puede provocar enfermedades en el ser humano. A continuación, vemos tres de sus tres peligros principales:

Fosfatos: El contenido de fosfatos de muchos alimentos procesados es extremadamente alto, lo que puede dañar los huesos y los órganos, causar inflamación crónica y arruinar la digestión.

OGM y pesticidas: Los OGM (organismos genéticamente modificados) y los pesticidas que se utilizan durante su producción representan otra razón para plantearse seriamente reducir la presencia de alimentos procesados en la dieta.

Adicción y enfermedades: Además de provocar adicción (es decir, nuestro cerebro nos demandará seguir consumiéndolos), los alimentos procesados también han sido asociados con enfermedades como el cáncer, la hipertensión y la diabetes.

¿Cómo identificarlos?

Echa un vistazo a la lista de ingredientes del producto. Esta no debería tener más de cinco nombres y todos deberían ser fáciles de pronunciar. Si no es así, estaremos ante un alimento procesado que nos conviene no incluir en el carrito de la compra. Sin embargo, aún así, es posible que se nos cuelen algunos, como por ejemplo el pan. Una buena solución en este sentido es hacerlo nosotros mismos en casa.


Escribe un comentario