Los minerales en la dieta (II)

Siguiendo con el post anterior vamos a detallar las propiedades de otros minerales:

  • Fósforo: un cuerpo sin fósforo no es más que un saco de patatas; pues esta sustancia es totalmente indispensable para la calcificación de los huesos. Además es necesario para la formación de las células nerviosas y sanguineas. Abunda en el ajo, cebada, repollo, espinacas, cebolla, lechuga, zanahoria y el apio, así como en la patata, coliflor, puerro, fresa, frambuesa, tomate, achicoria y la alcachofa. 
  • Yodo: el yodo es necesario para ese órgano tan vital, la glándula tiroides, no solo eso, se encarga de descongestionar los ganglios linfáticos, aumenta la renovación celular, evita el escorbuto y elimina las afecciones respiratorias, desmantela los adipocitos (es por ello que combate la obesidad), depura la sangre y protege la piel. Una de las fuentes principales son el ajo, así como los berros, cebollas, espinacas, asíu como con el nabo, los espárrafos, repollo, fresas, zanahoria, acederas, puerro, el tomate, alcachofa, lechuga, patata y peripollo. 
  • Magnesio: si tenemos escasez en este mineral la patata y zanahoria deben ser nuestros principales aliados. Es vital para mantener nuestra constitución física, pero también psicológica, es más, contribuye a la formación del esqueleto y es un regenerador de los nervios, se ha llegado a decir que es un factor de riesgo preventivo contra el cáncer. 
  • Manganeso: actúa sobre el hígado, los huesos, piel, riñones, así como sobre la hipófisis. Los siguientes vegetales son ricos en ella: espárragos, cebada, arroz, espinacas, lechuga, maíz, berros, repollo, apio, zanahoria, cebolla achicoria y dientes de león. 

Escribe un comentario