Los minerales en la dieta (I)

A modo de complemento ofrecemos a continuación una lista de las principales sales minerales presentes en los alimentos que tomamos y que no está de vez en cuando revisar:

  • Arsénico: aunque sea conocido por sus propiedades tóxicas (es decir, como veneno) se encuentra en el ajo, repollo, lechuga, espinacas, nabo y patatas entre otros. Se lo ha considerado un poderoso reconstituyente en las dosis presentes en estos alimentos (mínimas e inocuas) y es un poderoso generador de glóbulos blancos y rojos al parecer.
  • Bromo: facilita el sueño y calma del sistema nervioso y se encuentra presente en espárragos, alcachofas, tomate, perifollo, ruibarbo, fresas, repollo, chufa, ajo, apio, zanahoria, puerro y cebolla. 
  • Calcio: es vital para los huesos y dientes, pero también para la digestión y asimilación de otros nutrientes, en ciertos tipos de cáncer su escasez es  común. El nabo, zanahoria, repollo, patata, espinacas, fresas, nueces, puerros, lechuga, frambuesa, apio y cebolla son especialmente ricos en este mineral. 
  • Alcanfor: un desinfectanete y estimulante gástrico bastante desconocido y presente en el venenoso laurel, cuidado con él. 
  • Hierro: es vital para combatir la anemia pues participa en la síntesis de glóbulos rojos y blancos, efectivo remedio contra el decaimiento y problemas del envejecimiento y estimulante de los movimientos peristálticos del intestino.
  • Fluor: contribuye a formar el esmalte de nuestros dientes, en especial el periostio, él es el que defiende, vigila y protege la dentición. Es abundantes en los espárragos, cebada, tomate, patata y peripollos. 

 


Escribe un comentario