Los glúcidos no son tan malos

 Taza con azucarillos

También llamados hidratos de carbono, o azúcares, los glúcidos forman una familia que se compone de moléculas de tamaño y estructura muy diversas. Su principal función es la de proporcionar al organismo la energía suficiente para su funcionamiento. En cierta forma, es el carburante del cuerpo.

A pesar de que pertenecen a una misma familia, todos los glúcidos no son iguales. Ciertos de ellos se componen de una sola molécula: se les llama los monosacáridos. Se trata de galactosa, fructosa y por supuesto glucosa. Sólo están presentes en pequeñas cantidades en los alimentos, y son sobretodo el resultado de la digestión de los glúcidos más complejos.

También están los disacáridos, formados por dos moléculas. La lactosa, por ejemplo, es una asociación de galactosa y de glucosa. Más conocida es la sacarosa, un azúcar sacado de la caña de azúcar o de la remolacha, y que está formada de glucosa y de fructosa.

La última categoría agrupa los polisacáridos, llamados también azúcares complejos. Están constituidos por un encadenamiento más o menos largo de moléculas. Es el caso del almidón, que encontramos en los cereales y en ciertas frutas y verduras. Su degradación por las enzimas digestivas se convierte en glucosa que luego es absorbida por el intestino y utilizada por las células de todo el cuerpo.

Injustamente acusados de hacer engordar, los glúcidos son indispensables dentro de una alimentación equilibrada. Por sí mismos deben suponer más del 50% de la ración calórica del día. Si no se comen en cantidad suficiente, el organismo se verá obligado a buscar las calorías en otra parte, en particular en los lípidos. En casos extremos, el organismo fabrica glúcidos degradando las proteínas, sin que ese sea su papel dentro del organismo.

Más información – Cuidado con la hipoglucemia


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario