Los ejercicios de yoga para tener un vientre plano

yoga

Si pretendéis perder peso, podéis probar el yoga, seleccionando algunos de los mejores ejercicios para tonificar el cuerpo y quemar la grasa acumulada. La razón por la cual esta actividad estática hace perder peso es que se trabajan muchos músculos, incluidos los que se suelen utilizar menos. Con el yoga, se quema por lo tanto más energía y calorías de más, consumidas durante las comidas, y que serán quemadas con mayor rapidez.

Una de las mejores posturas de yoga para perder el vientre es la del árbol. Se trata de una postura sencilla a través de la cual basta con mantenerse de pie sobre una sola pierna. Cuando se intenta mantener el equilibrio, los músculos del cuerpo se contraen para encontrar una posición estable e inmóvil.

Para esta postura, hay que plegar la pierna derecha hasta el nivel de la rodilla izquierda. Se levantan los brazos hacia el cielo o se juntan las manos y se mantienen a la altura del pecho. Hay que mantener el equilibrio y contraer los abdominales durante 10 respiraciones, largas y profundas. Cuando se ha terminado, se cambia de pierna y se repite el ejercicio.

La postura del guerrero también está muy indicada para ayudar a eliminar el exceso de grasa a nivel del vientre. Se trata de una postura sencilla y adaptada a los principiantes. Consiste en dar un paso grande hacia adelante con una pierna, en flexionar la rodilla e inclinar ligeramente el cuerpo hacia adelante. Los brazos deben extendidos hacia el cielo y las palmas deben estar la una contra la otra.

Para evitar los daños en el cuello o en las cervicales, es preferible mirar hacia arriba, en la dirección de las manos. Se debe mantener esta postura durante diez largas respiraciones, y luego volver a la posición de partida. Después, se repite el ejercicio con la otra pierna.

Para eliminar la grasa del vientre, la postura de la cobra suele ser una de las más recomendables. Esta postura consiste en estirar los músculos del vientre. Cuando se busca la estabilidad, se trabajan los músculos y el cuerpo quema calorías. Para esta postura, hay que tumbarse con el vientre sobre el suelo y colocar las manos sobre el suelo a la altura de los hombros. Se mantienen las manos planas y luego se levanta la cabeza y el pecho intentando imitar la postura natural de las cobras cuando van a atacar.

En esta postura, hay que asegurarse de que no se hace fuerza en las manos. Es el vientre el que debe trabajar. Conviene permanecer inmóvil durante 60 segundos, y luego relajarse. Se vuelve a la posición y se vuelve a mantener esta postura durante 60 segundos.


Categorías

Salud

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario