Los efectos del opio

opio

La adormidera contiene la pasta de donde se extrae el opio. Las cápsulas verdes de esta planta contienen este líquido muy rico en alcaloides, en codeína y en morfina. Esta sustancia se encuentra en las cápsulas de adormidera que todavía no han madurado. Cuando se expone al aire, el opio se endurece y se forman entonces trozos de opio.

¿Cómo se consume el opio?

La forma más corriente de consumir esta droga consiste en mezclarla con tabaco o con hachís y fumarla como un cigarrillo. Sin embargo, existen nuevas formas de consumir el opio, como por ejemplo, por vía oral. Los consumidores envuelven una dosis en papel para enmascarar el sabor pronunciado de la droga.

Los efectos del opio

Los efectos del opio son lentos en aparecer, entre 15 minutos y una hora tras la ingesta. Sus efectos pueden durar hasta 12 horas y son más fuertes si se ingiere en vez de si se fuma.

Cuando el opio es consumido, los alcaloides de la droga alcanzan al cerebro y ocupan los receptores de las endorfinas, de ahí la sensación agradable y estimulante relacionada con su consumo. Entre los efectos del opio más comunes encontramos:

  • El efecto narcótico de esta sustancia que provoca un sentimiento de felicidad y de euforia.
  • Puede afectar la conciencia y la visión de la realidad.
  • Un efecto de relajación general y de sueño.
  • El opio elimina la sensación de dolor.
  • No causa alucinaciones como otras drogas alucinógenas.
  • Las pupilas se estrechan, contrariamente a otros medicamentos estimulantes como la cocaína o las anfetaminas que dilatan las pupilas.

La adicción al opio

El opio es una de las drogas más adictivas que se consume con frecuencia. Su consumo puede provocar una dependencia a la vez física y psicológica por razón de su efecto narcótico.

Para evitar convertirse en una persona dependiente del opio, se recomienda dilatar las tomas en el tiempo con el fin de evitar una tolerancia o una dependencia del organismo.

Precauciones

Ahora que se conocen los efectos del opio, conviene tener en cuenta un cierto número de precauciones. Vistos sus efectos narcóticos importantes, si se toma opio, se deben evitar las actividades que impliquen una concentración intensa como conducir un vehículo.

Se debe evitar igualmente su consumo si la persona se encuentra en alguna de estas situaciones:

  • Mujeres embarazadas o lactantes.
  • Personas que sufren una enfermedad coronaria.
  • Personas que sufren problemas respiratorios.
  • Personas que toman medicamentos.
  • Personas que sufren epilepsia.

El opio es un narcótico potente, por lo tanto conviene evitar mezclarlo con otras sustancias, en particular las que inducen a un estado de humor depresivo como el alcohol.


Escribe un comentario