Los efectos de los refrescos carbonatados en el cuerpo humano

Vaso de refresco

Los refrescos carbonatados se relacionan habitualmente con la obesidad, pero este no es el único problema de salud que pueden causarnos estas bebidas si las tomamos en exceso. En esta nota veremos cómo afecta a otras partes del cuerpo.

Cerebro: El exceso de azúcar que representa la presencia de bebidas carbonatadas en la dieta es perjudicial para la producción de químicos del cerebro que nos ayudan a aprender y memorizar.

Riñones: Los refrescos poseen altos niveles de ácido fosfórico, una sustancia que ha sido relacionada con la producción de cálculos en el riñón y otros problemas renales.

Sistema digestivo: La carbonatación puede causar gases, hinchazón, calambres y agravar los síntomas del síndrome del intestino irritable, mientras que la cafeína puede producir diarrea o estreñimiento.

Huesos: La osteoporosis podría ser otro de los problemas derivados del consumo habitual de refrescos carbonatados, al parecer debido a su contenido en ácido fosfórico y cafeína.

Corazón: Otro serio impacto que el consumo excesivo de este tipo de bebidas puede tener sobre el cuerpo humano es el ataque al corazón.

Pulmones: Según algunos estudios, los refrescos carbonatados aumentan el riesgo de padecer asma o EPOC.

Dientes: La dentadura también se ve perjudicada por sus altos niveles de ácido, los cuales degradan los dientes, por lo que si deseas mantener una sonrisa en buen estado es mejor alejarse de estas bebidas.


Escribe un comentario