Los diferentes tipos de obesidad

 Obesidad

No existe una, sino varios tipos de obesidad, y es que debajo de este término se esconden diferentes definiciones de la enfermedad que no traducen, sin embargo, cada tipo de riesgo. Moderada, severa, mórbida… Un sólo instrumentos para diferenciarlas bien: el índice de masa corporal.

No se habla de obesidad juzgando a la gente de un sólo vistazo, o pesándola. Para afirmar que el peso es problemático, los científicos han definido un instrumento muy preciso: el índice de masa corporal (IMC). Este se basa en el cálculo sencillo: el peso en kilos dividido por la altura en metros elevada al cuadrado.

Si el resultado se sitúa entre 20 y 25, se considera que el peso es normal. Entre 25 y 30, hay sobrepeso: los kilos de más comienzan a convertirse en una amenaza para la salud. Se habla de obesidad propiamente dicha cuando el IMC se sitúa entre 30 y 35. En este caso, los riesgos de enfermedad (hipertensión, diabetes, cáncer…) son muy importantes.

Cuando el IMC supera la barrera de los 35, pero se queda por debajo de 40, hablamos de obesidad severa. En ese caso, los riesgos de desarrollar enfermedades por el hecho del sobrepeso aumentan considerablemente. Es imperativo perder varios kilos. De hecho, para un IMC superior a los 35, se habla de cirugía para poder tratar esos casos de obesidad.

Más información – Las bacterias intestinales nos hacen engordar


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario