Los cinco peligros de los refrescos light

Refresco light

Las bebidas carbonatadas engordan, no es ningún secreto. Y las compañías que fabrican y distribuyen estos productos saben que lo sabemos desde hace tiempo. Por eso tienen en el mercado alternativas supuestamente saludables como son los refrescos light.

Aunque están fabricados a partir de una fórmula diferente a la de los refrescos tradicionales (no contienen azúcar y si lo hacen son niveles bastante inferiores), en esencia no dejan de ser refrescos industriales y su abuso puede repercutir negativamente sobre la salud.

Quizá sea cierto que son más benévolos con nuestra silueta, pero lo que le han quitado por una parte se lo han puesto por otra. Estas bebidas dietéticas pueden dañar nuestra salud y bajo estas líneas ofrecemos cinco razones para desconfiar de ellas:

  1. Corazón: Este tipo de bebidas aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón.
  2. Aspartamo: Esta sustancia se relaciona con el aumento de la tensión arterial, los mareos, la fatiga e incluso los trastornos del sueño.
  3. Silueta: Un estudio reveló que la cintura de aquellos que consumieron refrescos light aumentó un 70% más rápido que la de los que no los tomaron.
  4. Sobrepeso: Los que ingieren habitualmente este tipo de bebidas corren el riesgo de dejar de relacionar el dulzor y la saciedad con el sobrepreso, lo que les puede llevar a comer en exceso, un hecho que elevará sus niveles de azúcar y que, naturalmente, les hará engordar, justo lo contrario de lo que pretendían cuando comenzaron a beber refrescos light.
  5. Dientes: Los refrescos carbonatados maltratan los dientes y los de tipo light no son una excepción en este sentido. El ácido desgasta su esmalte.

Más información – Los refrescos carbonatados y la obesidad


Escribe un comentario