Los cinco mayores beneficios mentales de practicar ejercicio habitualmente

Pareja practica el running

Como ya sabrás, practicar ejercicio de manera habitual no sólo se traduce en la pérdida de peso y la tonificación de los músculos, sino que también puede ayudarnos a lograr la felicidad. Los beneficios mentales de practicar ejercicio son incuestionables.

Pero ¿por qué se asocia tanto últimamente el ejercicio con un estado mental óptimo? A continuación, te ofrecemos las cuatro claves por las que practicar deporte beneficia a nuestra mente.

Reduce el estrés: Practicar ejercicio reduce el cortisol, una hormona del estrés que aumenta el tamaño de los depósitos de grasa en el vientre, a la vez que libera endorfinas que nos ayudan a sentirnos bien. Cuando sientas que la vida familiar o laboral te está estresando, sal a correr o levanta algunas pesas. Seguro que notas como la tensión se reduce al cabo de un rato.

Aumenta la autoconfianza: Comprobar cómo el aspecto de nuestro cuerpo mejora o superamos retos físicos que antes creíamos imposibles es algo que siempre funciona a la hora de sentirnos mejor con nosotros mismos. El ejercicio tiene poder para transformar a una persona insegura de su cuerpo y de sus habilidades en alguien completamente distinto.

Felicidad: El estado de ánimo se beneficia del ejercicio debido a que se liberan endorfinas que nos hacen sentir eufóricos y con un bienestar general que es muy difícil de conseguir de otra forma, a no ser que recurramos a medicamentos, claro.

Reduce la ansiedad: Se trata de un problema cada vez más común en la sociedad, el cual puede verse aliviado mediante el ejercicio, ya que durante ese tiempo dejamos de darle vueltas a la cabeza. Al respirar más profundo y con más frecuencia, nos calmamos y la sangre fluye mejor hacia el cerebro.

Los beneficios mentales de practicar ejercicio son igual de importantes que los físicos, algo que a menudo se pasa por alto, viéndose a este como un mero vehículo mediante el cual alcanzar el cuerpo deseado, lo que es un error. Nunca hay que olvidar que el ejercicio también es bienestar psíquico.


Escribe un comentario