Los beneficios menos conocidos de las abdominales

Vientre plano

Para practicar abdominales, debemos tumbarnos boca arriba (preferiblemente en una colchoneta) y levantar la cabeza y los hombros en repetidas ocasiones, sintiendo cómo se aprietan los músculos abdominales cada vez.

Generalmente, las abdominales se recomiendan para quemar la grasa del vientre y fortalecer los músculos del abdomen, pero la práctica habitual de este ejercicio representa otros beneficios quizá no tan conocidos, aunque muy interesantes.

Al implicar el movimiento en cadena de varios músculos y partes del cuerpo, las abdominales mejoran la coordinación, un aspecto del que las personas, sobre todo las mayores, pueden sacar mucho partido de cara a su vida cotidiana.

Otro beneficios de las abdominales que habitualmente se pasa por alto o al que no se la da la misma importancia que a la quema de grasa o el fortalecimiento del abdomen, es el aumento de la flexibilidad que puede proporcionarnos si las desempeñamos de manera correcta. Es sorprendente la forma en que mejora cuando llevamos un tiempo practicándolas de manera regular.

Y ya que hablamos de ello, cabe señalar que es importante asegurarnos de colocar bien el cuerpo y realizar el movimiento de manera limpia, ya que cuando se realizan de manera incorrecta, las abdominales pueden provocar dolor de espalda e incluso desembocar en lesiones.


Escribe un comentario