Los beneficios de ducharse con agua fría

Ducharse con agua fría

¿Sabías que ducharse con agua fría representa interesantes beneficios para la salud y la belleza de las personas? Conviene saber que el agua fría provoca en el cuerpo una reacción distinta a la del agua caliente, razón por la que es aconsejable combinar ambos tipos durante una misma ducha.

Considera girar el mando del grifo hacia el lado azul y mantenerlo ahí durante al menos un par de minutos cada día. Esto no es nada apetecible en invierno por razones obvias (además nos puede provocar un resfriado), sin embargo, en los meses de calor no sólo es saludable sino también muy refrescante.

Si te duchas por la mañana, el agua fría te ayudará a tener la mente más despierta en el trabajo o los estudios. Al volver a casa, realizar un cambio de temperatura hacia el final de la ducha aliviará tu fatiga, una acción especialmente recomendada para los días más exigentes tanto mental como físicamente.

Existen estudios que sugieren que una o dos duchas de agua fría diarias tratan la depresión. Si tu estado de ánimo se encuentra por los suelos, consulta con tu médico acerca de probar este método.

Hace mucho tiempo que el ser humano descubrió que ducharse con agua fría potenciaba la belleza. Esto se debe a que su poder de hidratación es mayor que el del agua caliente, notándose en el estado de la piel y el cabello. Si quieres reparar las puntas abiertas o la descamación de la piel y el cuero cabelludo, ahí tienes otra razón para terminar tu ducha con el agua a temperatura ambiente.


Escribe un comentario