Los beneficios del ajo para el organismo

 Ajo

Antiséptico, antiinflamatorio, anticolesterol, antioxidante, antialérgico e incluso… afrodisíaco, el ajo lo tiene todo. Descubierto hace más de 5.000 años en las estepas de Asia Central, se utilizaba como antídoto en la Roma Antigua. Desde entonces, su éxito sigue estando reconocido en todas las partes del mundo.

Gracias a sus ácidos fenoles, el ajo actúa como antiséptico potente del sistema digestivo y del aparato respiratorio. Su efecto fluidificante de la sangre, su capacidad para disolver los pequeños trombos frenaría la evolución de la arteroesclerosis.

Por otro lado, sus principios activos a base de azufre dilatarían las arterias coronarias, contribuyendo a prevenir la angina de pecho. Consumido de forma regular, ayudaría a prevenir el cáncer de estómago.

Cuidado en todo caso con los excesos. Consumido en grandes cantidades, el ajo puede ocasionar ardores de estómago. E incluso en aplicaciones locales, el “remedio” no es anodino y puede provocar necrosis localizadas de la piel.

Más información – Los diez mejores analgésicos naturales


Escribe un comentario