Los beneficios del aceite de ricino

uñas sanas

Para luchar contra las infecciones fúngicas de las uñas, las cutículas rotas, y las uñas partidas, basta con verter aceite de ricino en un tazón con 1 parte de sal de Epsom y 3 partes de agua. Dejar en remojo aproximadamente durante 15 minutos. Si tiene tiempo, repetir este tratamiento cada día. Las propiedades antivirales, antifúngicas y antibacterianas del aceite de ricino ayudarán a reforzar las uñas.

Para tratar las pequeñas cicatrices o las manchas, se puede utilizar un trozo de algodón y aplicar aceite de ricino directamente sobre la piel. Lo ideal es dejarla el máximo de tiempo posible, toda la noche, si fuera posible. En todo caso, conviene ser prudente, porque el aceite de ricino puede dejar machas sobre la ropa.

Este aceite es reconocido para su acción sobre el crecimiento del cabello, las pestañas y las uñas. El aceite de ricino para cabellos permite así cuidar el cuero cabelludo y devolver vida a la fibra capilar. Conviene perfectamente a personas que sufren alopecia o que presentan uñas frágiles. También puede ser utilizado para atenuar las manchas morenas sobre la piel, las cicatrices y como aceite desmaquillador.


Categorías

Salud

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Yoli dijo

    Ay a mi el ricino me fue muy bien para las pestañas! Ya no se me caen nada 🙂

Escribe un comentario