Los beneficios de los aportes de vitamina C

 Vitamina C

El limón se presenta como una fuente natural importante de vitamina C: con el zumo de un limón (50 ml aproximadamente), se cubre prácticamente el tercio del aporte cotidiano aconsejado para esta vitamina. Constituye realmente un “aporte de seguridad” para la vitamina C.

Por otro lado, el limón forma parte de los alimentos cuya densidad en vitamina C (es decir el contenido vitamínico para 10 kilocalorías) es una de las más elevadas: 180 mg por cada 10 kilocalorías de fruta o de zumo. Su densidad en calcio, en hierro, y globalmente en minerales, es también muy elevada.

Por esta razón, se adapta bien a nuestras necesidades alimenticias actuales, puesto que hoy en día, buscamos alimentos dotados de una alta densidad nutricional, capaces de proporcionar buenas cantidades de nutrientes útiles, pero con pocas calorías.

Disponible en cualquier época del año, el limón puede figurar en todos los menús, “vitaminizándolos” de forma natural y sabrosa. En forma de zumo, es irremplazable para condimentar las ensaladas. También puede acompañar con refinamiento, y sin calorías superfluas, filetes de pescado, mariscos, etc. El limón realza y da más gusto a los quesos azules, y a los yogures, a las compotas y ensaladas frescas.

Más información – La mandarina, una fruta ideal para adelgazar


Escribe un comentario