Los beneficios de la nata líquida

 Nata

Todas las natas proceden de la leche de vaca. Esta se calienta a 35ºC y se vierte en una centrifugadora, de donde sale la nata, mezcla de grasa (de 30 a 40%) y de agua. Diferentes procedimientos se aplican después en función de la cantidad de nata que se quiere obtener, líquida o espesa.

La nata “fresca” es espesa puesto que ha sido pasteurizada y luego mezclada con fermentos. Esto le da ese sabor tan particular. Cuando es “doble” ha sido enriquecida con nata, y contiene, como su nombre indica, el doble de materias grasas (de 60 a 65%). Normalmente no se encuentra en comercios, pero los chefs de cocina y los pasteleros la aprecian mucho.

Pero esta nata fresca espesa puede ser cruda, es decir no pasteurizada. Es evidentemente la más frágil, pero también la más sabrosa. En cuanto a las natas líquidas, son más naturales, puesto que no llevan fermentos. Hay tres clases de nata: la nata “fresca” líquida que simplemente ha sido pasteurizada, la nata líquida esterilizada y la nata líquida UHT.

Estas natas líquidas son más suaves, su sabor es más simple, sobre todo cuando están esterilizadas y UHT, a pesar de que esta esterilización menos elevada daña algo menos los sabores. Son tan grasientas como las natas frescas espesas: de 30 a 35% de lípidos.

También están las natas líquidas “light“, esterilizadas o UHT y que contienen entre 5 y 12% de materias grasas.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario