Los beneficios de cocinar en olla a presión

Olla electrica

La olla a presión permite cocinar sopas, verduras, carnes, aves, e incluso mermeladas… y en nada de tiempo. Este recipiente de cierre hermético fue inventado en el siglo XVII por el físico Denis Papin. ¿Su obejtivo? Encontrar un sistema para cocer todos los trozos de carne, incluso los huesos, en caso de hambruna. En 1953, el grupo SEB desenterró el concepto y registro la patente “olla a presión”.

Redonda u ovalada, este instrumento de cocción presenta una tapadera que se adhiere perfectamente a los contornos de la pieza maestra. La ventaja de la olla a presión es que puede cocer alimentos a presión en un tiempo récord, al tiempo que preserva los sabores y nutrientes.

La cocción al vapor

Es ideal para aquellos que quieren cocer las verduras o el pescado en un tiempo mínimo. Para 15 minutos de cocción, basta con añadir 30 cl de agua o de caldo en el fondo de la olla. Después se colocan los brócolis, las judías verdes y otros acompañamientos en la rejilla integrada en la olla, y prevista para una cocción al vapor. Es práctica y hace las veces de colador después de la cocción. Pero cuidado, si las verduras están congeladas, se debe aumentar la dosis de líquido, puesto que la evaporación es muy rápida.

Los estofados

La olla a presión es ideal para “marinar” a fuego lento las verduras metidas ricas en agua (calabacín, puerros, endivias…), las carnes, pescados y cereales. ¿El principio? El alimento cocido a fuego lento en poco líquido. El vapor desprendido se condensa en gotas finas, que al contacto con la tapa, vuelven a caer en el fondo y se vuelven a evaporar de nuevo. Para este modo de cocción, es preferible usar una olla de hierro fundido, hermética. Lo ideal es utilizar ollas programables, puesto que facilitan que durante la cocción podamos realizar otras tareas, sin estar pendientes del fuego. Al final del tiempo establecido previamente, la cocción se detiene, y la comida está lista para la hora de sentarse a la mesa.

Cocción a fuego lento

Un asado de carne, un cocido de verduras y carne… Basta con poner un poco de aceite en la olla (de acero fundido preferentemente), algunas cebollas, los trozos de carne, hierbas variadas y una buena dosis de líquido. En cuanto el vapor empieza a escaparse, se baja el fuego, y se deja cocer.

Esterilización

Frascos de mermelada, utensilios de cocina… En cuanto la pesa se pone a dar vueltas, la esterilización puede comenzar. Se coloca el frasco de mermelada en la olla llena con 50 cl de agua y se cierra bien. En cuanto la pesa empieza a silbar, el proceso ya está terminado.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario